Select language

Licencia Creative Commons
Acción Motriz · Tu revista científica digital · ISSN: 1989-2837.
EDITA: Asociación Científico Cultural en Actividad Física y Deporte (ACCAFIDE).
C/ León y Castillo, 26-28, 3º. 35004. Las Palmas de Gran Canaria (España).
Revista nº24 · Periodicidad semestral / Enero / Junio / 2020

Editorial nº24 · Enero / Junio / 2020

Volver
DEPORTE, TURISMO, NATURALEZA: GRANDES OPORTUNIDADES PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO SOSTENIBLE
SPORT, TOURISM, NATURE: GREAT OPPORTUNITIES FOR SUSTAINABLE ECONOMIC DEVELOPMENT
Antonio González Molina · ExDecano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Profesor de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
La propia creatividad e imaginación humana ha sido la auténtica artífice de la invención de las variadas formas y modalidades expresivas, físicas y deportivas, que a lo largo de los tiempos y en el devenir histórico de la humanidad y en lo ancho de las vastas extensiones territoriales de nuestro planeta tierra ha practicado en su conjunto el ser humano. Ha buscado placer, movimiento, desinhibición, comunicación, expresión, gloria, poder. Actualmente se conocen centenares de actividades expresivas, físicas, juegos y deportes, unos tradicionales que identifican la idiosincrasia y la identificación de un pueblo, otros de la modernidad de nuestros tiempos, donde ha entrado en juego el conocimiento de las ciencias, la introducción de las altas tecnologías en su aplicación para el logro del rendimiento deportivo, los valores de estética, los fines sociales, educativos, culturales, políticos, económicos, turísticos. 
El deporte y las actividades expresivas, físicas-recreativas se han convertido en un extraordinario objeto-producto y fenómeno social- político y económico del siglo XX, de profunda actualidad. El Premio Nobel de Literatura, Francois Mauriac definió al S. XX, como el “siglo del Deporte”, para otros lo denominan como que vivimos la “era del deporte”. El Deporte ha tenido una gran presencia en todos los países del Mundo y en esto le ha ayudado el proceso irreversible de la globalización cultural y económica de nuestra generación. Y será sin lugar a dudas, un gran protagonista como motor impulsor de la sociedad y la economía del Siglo XXI, y lo demuestra claramente la atención que diariamente dedican y acaparan los espacios de los diversos medios de comunicación social en las múltiples manifestaciones deportivas: prensa, radio y televisión y de los grandes intereses económicos y comerciales en la organización y gestión de los grandes eventos y acontecimientos deportivos (nacionales e internacionales). “El deporte, en sus múltiples y variadas manifestaciones, se ha convertido en nuestro tiempo en una de las actividades sociales de mayor arraigo y capacidad de movilización y convocatoria” (citado en el preámbulo de Ley General del Deporte, 1990). 
En su conjunto, se ha creado un magnífico esplendor y extensión del denominado y conocido popularmente como concepto genérico “deporte.”, donde se mezclan los términos y acepciones de actividades físicas, juego, educación física, actividad recreativa y su relación con la cultura del ocio y del turismo. El Turismo en general y más específicamente el Turismo Activo versus Turismo Deportivo / Aventura, se ha nutrido y enriquecido de manera extraordinaria, de las distintas modalidades / especialidades existentes y de todas las formas de actividades expresivas, físicas y deportivas, creando un producto turístico de “ocio activo”, introduciéndolas en sus atractivos programas y las comercializa con estrategias de mercadotecnia, creando una significativa y creciente oferta y demanda, generando nuevos negocios y nuevos nichos en un mercado amplio, variopinto, muy competitivo, que prefieren productos turísticos en plena naturaleza llenos de alta emocionalidad, riesgo, nuevas vivencias y experiencias, acción, dinamismo, para evitar la monotonía, el aburrimiento y la vida rutinaria. Este tipo de turismo activo, disfruta del protagonismo de nuevas alternativas y con una decidida participación activa y comprometida de los “viajeros” y a la misma vez está provocando una importante diversificación en la oferta turística de destinos del interior, de zonas alejadas de las grandes ciudades, con actividades que se practican en escenarios muy diversos y variados: de zonas montañosas, rurales, desiertos, selvas, junglas, acantilados, ríos, mares, nieve, hielo, playas, bosques, etc.. 
Los Viajes, constituyen actualmente una extraordinaria oportunidad de conocer las características culturales, geográficas, sociales, deportivas, artísticas, históricas, políticas, económicas .etc, de los extraordinarios, diversos y exóticos destinos existentes en los diferentes puntos que nos pudiésemos imaginar en nuestro planeta Tierra. Los viajes, facilitan romper y superar con muchas fronteras históricas, políticas-físicas-psicológicas-religiosas...y nos permiten conocer in situ, en directo y en escenarios reales, aspectos muy diversos llenos de un atractivo muy especial, que nos enriquecen y ayudan a comprender muchas realidades. 
El modo de vida de la población actual, de las grandes ciudades, con una problemática muy específica de masificación, polución, tipología de viviendas, formas y modos de trabajo, etc.., provoca que se haya producido un impacto de vida muy sedentaria de la población, así como el exceso de la robotización / automatización y mecanización de los diversos medios de producción, esto, ocasiona que los ciudadanos deseen disponer de una mayor cantidad y calidad de tiempo libre y de ocio para poder disfrutar en libertad, para liberarse, así como poder disponer de un tiempo a la misma vez de descanso y de actividad, para el desarrollo de hábitos saludables, con un marcado carácter lúdico y recreativo, donde se pueda reencontrar consigo mismo, y disfrutar de su propia interioridad y con los demás. Ha de ser un tiempo con una significación y connotación muy especial, de disfrute de sí mismo, para la reflexión interna, la introspección, para pensar, soñar e idealizar. 
En la actualidad, se vislumbra una demanda emergente de nuevas tendencias turísticas enfocadas hacia la preservación del patrimonio tangible e intangible de los destinos, la defensa del desarrollo económico responsable y sostenible de los destinos turísticos, la promoción de nivel de mejora de calidad de vida saludables y desarrollo de habilidades y destrezas físico-deportivas, el conocimiento de nueva gente, establecimiento de nuevos estilos de vida, búsqueda de destinos exóticos y desconocidos, la búsqueda de alto grado de emocionalidad, el contacto con el medio ambiente natural y salvaje, el respeto al medio ambiente natural. Este tipo de turismo es apasionante, alejado del tradicional turismo de masas, de “sol y playa”, requiere de una planificación, gestión, comercialización, promoción y un tratamiento más personalizado y de una especialización muy rigurosa por parte del personal altamente cualificado. 
El Turismo Activo, con todas sus modalidades, tendencias, especialidades y variedades posibles podría constituir una herramienta eficaz contra la estacionalidad turística, motivando que estas nuevas ofertas puedan favorecer la continuación de la oferta y la demanda durante todo el año, en todas las estaciones de primavera, verano, otoño e invierno. Puede favorecer la diversificación de nuevas ofertas turísticas emergentes, con nuevos medios, artilugios, artefactos, generando nuevos hábitos y formas de divertimento y de recreación, en una sociedad cada vez más exigente necesitada de continuos cambios y estímulos. El Turismo Activo, para todos los posibles destinos turísticos, podría ser una estrategia extraordinaria y eficaz para la conservación del medio ambiente, para unir de forma económicamente responsable y sostenible la Naturaleza, el Ocio y Negocio, un gran reto y desafío en el siglo XXI, que pueda asegurar un equilibrio de motivaciones e intereses de todas las partes intervinientes y que puedan garantizar el respeto del medio ambiente natural, el desarrollo sostenible de los diversos sectores económicos, sociales, políticos intervinientes, haciendo posible un equilibrio entre desarrollo económico y medio ambiente natural de todos los destinos turísticos posibles.
Los recursos naturales existentes en plena naturaleza, son actualmente unas extraordinarias oportunidades que nos pueden permitir la utilización adecuada y razonable de los mismos, como elementos de atracción y de motivación para crear un tipo de turismo de desarrollo sostenible, por medio de explotaciones de negocios donde se puedan beneficiar directamente las comunidades locales, generando un espíritu y una cultura emprendedora entre sus habitantes, para generar fuentes de riqueza, impulsar el desarrollo económico y social de la zona, asegurando una mejora en su calidad de vida y bienestar social y familiar, creando empleo y riquezas, que puedan utilizar e invertir en la conservación y preservación del medio ambiente natural, la fauna, la flora, la rehabilitación y restauración de caminos, senderos, señalizaciones, museos, en el patrimonio artístico-cultural, casas, caseríos tradicionales, la recuperación de las fincas y granjas agropecuarias, la promoción y comercialización de los productos de la tierra y contribuir hacia la creación de hábitos y actitudes favorecedores para la mentalización y sensibilización del respeto hacia la naturaleza y conservación del medioambiente, retos dirigidos tanto para las poblaciones de los medios rurales como de los medios urbanos. En cualquier caso, han de ser proyectos que han de realizarse a través de una cuidada planificación estratégica ecoturística, donde intervenga, se implique y participe directamente las comunidades locales, junto con técnicos altamente cualificados y especializados en diversas disciplinas (comunidades locales, entidades e instituciones públicas y privadas, operadores turísticos, tejido empresarial, centros alojativos grupos y colectivos de usuarios, etc...), durante todo el proceso de planificación (diagnóstico, concreción de objetivos), elaboración de planes, proyectos, su ejecución, control y evaluación.La propia creatividad e imaginación humana ha sido la auténtica artífice de la invención de las variadas formas y modalidades expresivas, físicas y deportivas, que a lo largo de los tiempos y en el devenir histórico de la humanidad y en lo ancho de las vastas extensiones territoriales de nuestro planeta tierra ha practicado en su conjunto el ser humano. Ha buscado placer, movimiento, desinhibición, comunicación, expresión, gloria, poder. Actualmente se conocen centenares de actividades expresivas, físicas, juegos y deportes, unos tradicionales que identifican la idiosincrasia y la identificación de un pueblo, otros de la modernidad de nuestros tiempos, donde ha entrado en juego el conocimiento de las ciencias, la introducción de las altas tecnologías en su aplicación para el logro del rendimiento deportivo, los valores de estética, los fines sociales, educativos, culturales, políticos, económicos, turísticos. 
La propia creatividad e imaginación humana ha sido la auténtica artífice de la invención de las variadas formas y modalidades expresivas, físicas y deportivas, que a lo largo de los tiempos y en el devenir histórico de la humanidad y en lo ancho de las vastas extensiones territoriales de nuestro planeta tierra ha practicado en su conjunto el ser humano. Ha buscado placer, movimiento, desinhibición, comunicación, expresión, gloria, poder. Actualmente se conocen centenares de actividades expresivas, físicas, juegos y deportes, unos tradicionales que identifican la idiosincrasia y la identificación de un pueblo, otros de la modernidad de nuestros tiempos, donde ha entrado en juego el conocimiento de las ciencias, la introducción de las altas tecnologías en su aplicación para el logro del rendimiento deportivo, los valores de estética, los fines sociales, educativos, culturales, políticos, económicos, turísticos.
 
El deporte y las actividades expresivas, físicas-recreativas se han convertido en un extraordinario objeto-producto y fenómeno social- político y económico del siglo XX, de profunda actualidad. El Premio Nobel de Literatura, Francois Mauriac definió al S. XX, como el “siglo del Deporte”, para otros lo denominan como que vivimos la “era del deporte”. El Deporte ha tenido una gran presencia en todos los países del Mundo y en esto le ha ayudado el proceso irreversible de la globalización cultural y económica de nuestra generación. Y será sin lugar a dudas, un gran protagonista como motor impulsor de la sociedad y la economía del Siglo XXI, y lo demuestra claramente la atención que diariamente dedican y acaparan los espacios de los diversos medios de comunicación social en las múltiples manifestaciones deportivas: prensa, radio y televisión y de los grandes intereses económicos y comerciales en la organización y gestión de los grandes eventos y acontecimientos deportivos (nacionales e internacionales). “El deporte, en sus múltiples y variadas manifestaciones, se ha convertido en nuestro tiempo en una de las actividades sociales de mayor arraigo y capacidad de movilización y convocatoria” (citado en el preámbulo de Ley General del Deporte, 1990).
 
En su conjunto, se ha creado un magnífico esplendor y extensión del denominado y conocido popularmente como concepto genérico “deporte.”, donde se mezclan los términos y acepciones de actividades físicas, juego, educación física, actividad recreativa y su relación con la cultura del ocio y del turismo. El Turismo en general y más específicamente el Turismo Activo versus Turismo Deportivo / Aventura, se ha nutrido y enriquecido de manera extraordinaria, de las distintas modalidades / especialidades existentes y de todas las formas de actividades expresivas, físicas y deportivas, creando un producto turístico de “ocio activo”, introduciéndolas en sus atractivos programas y las comercializa con estrategias de mercadotecnia, creando una significativa y creciente oferta y demanda, generando nuevos negocios y nuevos nichos en un mercado amplio, variopinto, muy competitivo, que prefieren productos turísticos en plena naturaleza llenos de alta emocionalidad, riesgo, nuevas vivencias y experiencias, acción, dinamismo, para evitar la monotonía, el aburrimiento y la vida rutinaria. Este tipo de turismo activo, disfruta del protagonismo de nuevas alternativas y con una decidida participación activa y comprometida de los “viajeros” y a la misma vez está provocando una importante diversificación en la oferta turística de destinos del interior, de zonas alejadas de las grandes ciudades, con actividades que se practican en escenarios muy diversos y variados: de zonas montañosas, rurales, desiertos, selvas, junglas, acantilados, ríos, mares, nieve, hielo, playas, bosques, etc..
 
Los Viajes, constituyen actualmente una extraordinaria oportunidad de conocer las características culturales, geográficas, sociales, deportivas, artísticas, históricas, políticas, económicas .etc, de los extraordinarios, diversos y exóticos destinos existentes en los diferentes puntos que nos pudiésemos imaginar en nuestro planeta Tierra. Los viajes, facilitan romper y superar con muchas fronteras históricas, políticas-físicas-psicológicas-religiosas...y nos permiten conocer in situ, en directo y en escenarios reales, aspectos muy diversos llenos de un atractivo muy especial, que nos enriquecen y ayudan a comprender muchas realidades.
 
El modo de vida de la población actual, de las grandes ciudades, con una problemática muy específica de masificación, polución, tipología de viviendas, formas y modos de trabajo, etc.., provoca que se haya producido un impacto de vida muy sedentaria de la población, así como el exceso de la robotización / automatización y mecanización de los diversos medios de producción, esto, ocasiona que los ciudadanos deseen disponer de una mayor cantidad y calidad de tiempo libre y de ocio para poder disfrutar en libertad, para liberarse, así como poder disponer de un tiempo a la misma vez de descanso y de actividad, para el desarrollo de hábitos saludables, con un marcado carácter lúdico y recreativo, donde se pueda reencontrar consigo mismo, y disfrutar de su propia interioridad y con los demás. Ha de ser un tiempo con una significación y connotación muy especial, de disfrute de sí mismo, para la reflexión interna, la introspección, para pensar, soñar e idealizar. 
 
En la actualidad, se vislumbra una demanda emergente de nuevas tendencias turísticas enfocadas hacia la preservación del patrimonio tangible e intangible de los destinos, la defensa del desarrollo económico responsable y sostenible de los destinos turísticos, la promoción de nivel de mejora de calidad de vida saludables y desarrollo de habilidades y destrezas físico-deportivas, el conocimiento de nueva gente, establecimiento de nuevos estilos de vida, búsqueda de destinos exóticos y desconocidos, la búsqueda de alto grado de emocionalidad, el contacto con el medio ambiente natural y salvaje, el respeto al medio ambiente natural. Este tipo de turismo es apasionante, alejado del tradicional turismo de masas, de “sol y playa”, requiere de una planificación, gestión, comercialización, promoción y un tratamiento más personalizado y de una especialización muy rigurosa por parte del personal altamente cualificado. 
 
El Turismo Activo, con todas sus modalidades, tendencias, especialidades y variedades posibles podría constituir una herramienta eficaz contra la estacionalidad turística, motivando que estas nuevas ofertas puedan favorecer la continuación de la oferta y la demanda durante todo el año, en todas las estaciones de primavera, verano, otoño e invierno. Puede favorecer la diversificación de nuevas ofertas turísticas emergentes, con nuevos medios, artilugios, artefactos, generando nuevos hábitos y formas de divertimento y de recreación, en una sociedad cada vez más exigente necesitada de continuos cambios y estímulos. El Turismo Activo, para todos los posibles destinos turísticos, podría ser una estrategia extraordinaria y eficaz para la conservación del medio ambiente, para unir de forma económicamente responsable y sostenible la Naturaleza, el Ocio y Negocio, un gran reto y desafío en el siglo XXI, que pueda asegurar un equilibrio de motivaciones e intereses de todas las partes intervinientes y que puedan garantizar el respeto del medio ambiente natural, el desarrollo sostenible de los diversos sectores económicos, sociales, políticos intervinientes, haciendo posible un equilibrio entre desarrollo económico y medio ambiente natural de todos los destinos turísticos posibles.
 
Los recursos naturales existentes en plena naturaleza, son actualmente unas extraordinarias oportunidades que nos pueden permitir la utilización adecuada y razonable de los mismos, como elementos de atracción y de motivación para crear un tipo de turismo de desarrollo sostenible, por medio de explotaciones de negocios donde se puedan beneficiar directamente las comunidades locales, generando un espíritu y una cultura emprendedora entre sus habitantes, para generar fuentes de riqueza, impulsar el desarrollo económico y social de la zona, asegurando una mejora en su calidad de vida y bienestar social y familiar, creando empleo y riquezas, que puedan utilizar e invertir en la conservación y preservación del medio ambiente natural, la fauna, la flora, la rehabilitación y restauración de caminos, senderos, señalizaciones, museos, en el patrimonio artístico-cultural, casas, caseríos tradicionales, la recuperación de las fincas y granjas agropecuarias, la promoción y comercialización de los productos de la tierra y contribuir hacia la creación de hábitos y actitudes favorecedores para la mentalización y sensibilización del respeto hacia la naturaleza y conservación del medioambiente, retos dirigidos tanto para las poblaciones de los medios rurales como de los medios urbanos. En cualquier caso, han de ser proyectos que han de realizarse a través de una cuidada planificación estratégica ecoturística, donde intervenga, se implique y participe directamente las comunidades locales, junto con técnicos altamente cualificados y especializados en diversas disciplinas (comunidades locales, entidades e instituciones públicas y privadas, operadores turísticos, tejido empresarial, centros alojativos grupos y colectivos de usuarios, etc...), durante todo el proceso de planificación (diagnóstico, concreción de objetivos), elaboración de planes, proyectos, su ejecución, control y evaluación.
Revista nº24 ·  Periodicidad: Enero / Junio / 2020 ·  ISSN: 1989-2837

Nuestra revista

Ya está aquí nuestra última entrega:
Revista nº24 · Enero / Junio / 2020

Accede al índice de contenidos

Búsqueda dinámica

Buscar

Suscríbete gratis

¿Quieres recibir avisos sobre nuestras revistas y eventos? Envíanos tu email.

Enviar