Licencia Creative Commons
Acción Motriz · Tu revista científica digital · ISSN: 1989-2837.
EDITA: Asociación Científico Cultural en Actividad Física y Deporte (ACCAFIDE).
C/ León y Castillo, 26-28, 3º. 35004. Las Palmas de Gran Canaria (España).
Revista nº19 · Periodicidad semestral / Julio / Diciembre /2017

Editorial nº10 · Enero / Junio / 2013

Volver
Deportes de equipo y Praxiología
Sports equipment and Praxiology
Javier Sampedro Molinuevo · Universidad Politécnica de Madrid. INEF de Madrid (España)

Hacer una editorial siempre compromete y responsabiliza a quién asume tal cometido. Agradezco a la dirección de la revista Acción motriz, la oportunidad que me da para reflexionar acerca de Praxiología deportiva (menos tautológica que motriz). Se me solicita que escriba a cerca de los Deportes de Equipo (DE) tarea difícil por otra parte que intentaré acometer con la prevención que debo sugerirme.

El tema es de primera fila quizás por los éxitos que España conquista en el ámbito internacional. La pregunta pertinente es precisamente la de por qué, a qué se debe tal coincidencia de logro. Y es verdad todo el mundo habla maravillas de la selección española de las diferentes modalidades de los DE. He reflexionado e investigado desde el empirismo que nos da los datos y desde los test declarativos realizados a los responsables federativos y del Consejo Superior de Deportes (CSD). Esto se ratifica al ser España uno los país que más selecciones de distintos deportes clasifica  cada JJOO.

Las ciencias formales o perennes como la lógica matemática no tienen referencia a hechos y si a axiomas que son deducibles desde un principio a un final (algoritmo matemático). Las ciencias de hechos o factuales son contingentes en su acepción de que varían, y son precisamente las correspondientes a las conductas motrices del deporte. Consideramos este punto crucial a la hora de explicar la lógica interna del deporte. A pesar de que cada vez tienen más rigor científico las investigaciones realizadas sobre el deporte y el conocimiento legado por ellas, en el campo específico de los profesionales y expertos deportivos, podemos ver como reina en más ocasiones de las deseadas una delimitación conceptual no universal, pues son muchas y muy diversas las ciencias que se interesan por el deporte, y así mismo, algunos problemas son estudiados bajo muy diversas perspectivas y métodos, siendo explicados de distinta forma, a partir de diferentes conceptos y utilizando terminologías particulares. Sampedro. J. (2006). Particularmente a la hora de definir metodológicamente los DE indiscutiblemente debemos de elegir la Praxiología deportiva ya que nos ofrece tanto los factores estructurales como funcionales necesarios.

Debemos tener en cuenta además que, el saber científico altamente sofisticado (a veces por la terminología), tiene una difusión muy restringida en los foros especializados (congreso, revistas científicas especializadas….), pues sólo después de mucho tiempo y siempre con muchos filtros, este tipo de saber es divulgado entre los técnicos y entrenadores y no de fácil y rápido acceso para el entrenador que es más artesanal y profesional que científico. Podríamos decir que estos entrenadores suplen esta carencia de comprobación científica con la experiencia y la denominada “intuición de experto” o “saber implícito” condición quizás existente pero no muy probada científicamente. ¿A qué se debe por tanto que tengan tanto éxito los entrenadores españoles basados en el empirismo y la experiencia? Una posible explicación es que el técnico jefe no es el único responsable del éxito y está ayudado por una cohorte de equipo multidisciplinar que aglutina todo el conocimiento. 

Podría desarrollar la idea de que el deporte tiene su propia ciencia, porque tiene un objetivo formal de estudio la acción motriz, tiene un campo de aplicación que es el mismo deporte y porque utilizan el método científico.

Los deportes forman parte del patrimonio cultural de cada civilización. Los juegos originarios anglosajones del siglo XIX nacen con la revolución industrial dando paso a los actuales deportes de equipo tales como el rugby, fútbol, baloncesto, voleibol, etc. Desde aquí se propagan al resto del mundo. La Young Men Cristian Association (YMCA.) asociación protestante fundada en Londres en 1844, llegó a Boston en 1851, trayéndose el interés por estos deportes. Al final de este siglo es cuando empiezan a tomar auge como tales deportes.

Como tradicional y culturalmente nos suele ocurrir para España tuvo que pasar todavía algunos años y esperar al siglo XX para desarrollarse estos deportes. Su estudio se realizaba desde la misma perspectiva que los deportes individuales. Aún con el nacimiento del baloncesto y el voleibol de origen norteamericano cambió muy poco el enfoque individualista de su estudio.

Intentando definir los DE la perspectiva sistémica, tiene en cuenta que al grupo que es en su conjunto  síntesis de la estructura, la función y la relación entre ambas. Participamos de esta idea y agregamos que “el todo es más que la suma de sus partes” y que ese “todo” esta compuesta por la lógica interna y externa que configuran la estructura y el funcionamiento interno de los DE. Pero esta interacción entre los integrantes del conjunto es la verdadera característica que define a los DE. Ya no vale “solo” con lo que tu hagas en el juego, cada vez más nos damos cuenta que el talento no sobresale sin interaccionar con el equipo…Mesi con el Barcelona o selección argentina.

Al ir definiendo los DE nos vamos dando cuenta de su tremenda complejidad  en su categoría de Cooperación/Oposición, en la que la incertidumbre puede ser debida a los compañeros y a los adversarios, permaneciendo el espacio de juego estable,  por lo tanto no portador de incertidumbre. Estos deportes corresponden a los denominados sociomotrices ya que las variables de participación y espacio están definidas como simultánea y en espacio común. El enfrentamiento es dual, al ser dos equipos los que participan y con una acción de juego bien definida por los participantes. El rasgo competición que preside el juego le otorga un carácter de posesión de objetivo claro y definido: superar o ganar al contrario. Esta consideración de que el juego tiene un ataque y una defensa, es una perspectiva referencial, sobre todo metodológica, muy interesante para poder hacer el correspondiente análisis notacional del deporte. Así como la faceta colaboración de los equipos está casi suficientemente analizada la antitética oposición o acción defensiva queda mucho camino que recorrer y a mi entender reto del futuro. Con algunos éxitos  en balonmano con el estudio del lanzamiento con oposición publicado en British Journal of Sports Medicine, no así, al intentar abordarlo por medio de  inteligencia artificial hasta ahora sin el éxito esperado debido a la complejidad tecnológica.   

Desde el convencimiento de que el logro en el deporte se consigue a partir de conocer la acción de juego, por medio del análisis notacional y la teoría del Alcance Intermedio pueden ser una pauta para saber por donde y a donde nos dirigimos para encontrar de cara al futuro una teoría válida de los DE. Quizás los sistemas dinámicos, la teoría del Caos y la interpretación del movimiento no lineal de la acción motriz nos permitan ver de la acción de juego algo más allá de lo que el ojo no llega a ver.

Revista nº10 ·  Periodicidad: Enero / Junio / 2013 ·  ISSN: 1989-2837

Nuestra revista

Ya está aquí nuestra última entrega:
Revista nº19 · Julio / Diciembre /2017

Accede al índice de contenidos

Búsqueda dinámica

Buscar

Suscríbete gratis

¿Quieres recibir avisos sobre nuestras revistas y eventos? Envíanos tu email.

Enviar